El presidente de Brasil abrió el proceso de explotación privada en el marco del Programa Nacional de Desestatización. Es para los parques nacionales do Iguaçu (Paraná), el Dos Lençóis Maranhenses (Maranhão) y el de Jericoacoara (Ceará).

A través de esta iniciativa se privatizarían los servicios e infraestructura como a la liberación del mercado aéreo a empresas extranjeras y facilidades para que ciudadanos de Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón y China obtengan visas para visitar Brasil.