El destino de los casi 4.200 millones de dólares fue atesoramiento o para viajes, según informó el Banco Central y provocó una suba de casi 52%, lo que marca el fuerte proceso de dolarización que realizaron pequeños ahorristas en busca de cobertura frente a la devaluación.

De acuerdo con la estadística oficial, casi el 70 por ciento de los compradores lo hicieron por sumas de hasta 1.000 dólares, que en muchos casos destinaban directamente a la venta en el mercado del blue, donde el billete tenía valores de entre 5 y 6 pesos más.