Los curas Corradi y Corbacho fueron condenados a más de 40 años de prisión. El Vaticano también negó que los sacerdotes hayan sido encubiertos por la Iglesia. El juicio canónico que se hace en Santa Sede todavía no falló sobre los sacerdotes.

Dos días después de la sentencia contra los curas Nicola Corradi y José Corbacho, y a través de una carta pública, el comisario nombrado por el Vaticano y obispo auxiliar de La Plata, Alberto Bochatey, manifestó el pedido de perdón por parte de la Iglesia.

En un comunicado publicado por la Conferencia Episcopal Argentina, Bochatey destacó la investigación canónica que inició el Vaticano en mayo de 2017 ante las denuncias realizadas en Mendoza y sostuvo que los enviados constataron que las mismas eran verosímiles.