El presidente de la Generalitat, Quim Torra, condenó los disturbios que dejaron 125 heridos en 24 horas y al menos 50 detenidos. La región se encuentra en un clima de tensión luego de que el Tribunal Superior de España sentenciara a líderes catalanes por el intento separatista de 2017.

Los incidentes suceden por tercer día consecutivo luego de que, el lunes, la justicia le diera penas de hasta 13 años de prisión a los líderes separatistas catalanes que hace dos años proclamaron la independencia de la región.

El centro de Barcelona ha vuelto a vivir una segunda noche de fuertes enfrentamientos entre Mossos d’Esquadra y grupos de manifestantes, dejando un escenario de batalla campal y una escalada en el grado de violencia que, el presidente Quim Torra, ha atribuido a “grupos de infiltrados y provocadores”.