Los choferes solo cobraron el 33 por ciento de los sueldos de noviembre el pasado jueves, cuarto día hábil del mes. La gestión de Enrique Ponce finalizó sin que les depositaran el resto del dinero. “La empresa está quebrada; no tiene para el combustible, para el aceite ni cubiertas”, dijo Fernando Miranda, delegado  de UTA.