La cámara penal 1 de Villa Mercedes estableció que la condena fuera de cumplimiento efectivo, y no con prisión domiciliaria como había solicitado la defensa.  La Cámara la considero responsable del delito de homicidio preterintencional calificado por el vínculo, al considerar que fue responsable de los golpes que cobraron la vida del pequeño.