Si no hay un abrupto cambio de posiciones internas, el Congreso de la CTA resolverá mañana su unificación con la Confederación General del Trabajo. Fueron invitados el candidato presidencial del Frente de Todos, Máximo Kirchner, Hugo Moyano y Kicillof

El Congreso de la CTA de los Trabajadores resolverá mañana, jueves, su regreso a la Confederación General del Trabajo (CGT), tras una ruptura política de 28 años causada por el alineamiento a Carlos Menem en 1989. Hugo Yasky, líder histórico de la CTA, no aceptaba apoyar los planes de ajustes del presidente riojano y decidió la escisión gremial y la creación de la CTA.

A casi tres décadas de esa fractura política y gremial, Yasky hace una apuesta programática al candidato presidencial Alberto Fernández y decide regresar a la CGT a través de un Congreso de la CTA que deliberará mañana en Lanús y adonde fueron invitados Fernández, Máximo, Kicillof y Moyano, entre otros dirigentes del Frente de Todos.

El paso adelante para unificar lo más posible al movimiento obrero de Yasky llega en un momento electoral decisivo y agrada al propio Hugo Moyano, quien ve con buenos ojos la incorporación de la CTA a la CGT.

Tanto es así que para el cierre del congreso nacional de la CTA de los Trabajadores se invitó, además de al líder camionero, al bancario Sergio Palazzo -se habla de su posible llegada a la secretaría general de la CGT el año próximo- y a Víctor Santa María, titular del Suterh, que tiene una excelente relación con Alberto Fernández.

Fuente: Infobae.