Le correspondía cobrar 6.220 euros mensuales desde los 44 años, mientras que el resto de los trabajadores se jubilarán a los 64 y por un mínimo de
1.000 euros si sale adelante su proyecto de ley.

El presidente de FranciaEmmanuel Macron, anunció hoy que renunciará a la pensión vitalicia que le correspondería una vez que deje el Gobierno, en momentos en los que el país está paralizado tras 18 días de huelgas y protestas contra su proyecto para reformar el sistema de pensiones.

Macron, que el sábado cumplió 42 años, rechazó beneficiarse de una ley de 1955 que otorga a los jefes de Estado una pensión vitalicia luego de abandonar la Presidencia, la cual equivale al salario de un consejero estatal, esto es unos 6.220 euros brutos al mes.