La continuidad del temporal de viento y lluvia que azota a la provincia de Buenos Aires provocó que distritos como Esteban Echeverría y Quilmes tengan unos 7.000 evacuados y los habitantes llevan cinco días bajo el agua.

Si bien el número de afectados es menor al del fin de semana, todavía hay un gran número de gente que no puede volver a sus casas.

La Policía Federal, Prefectura Naval, Defensa Civil, la Cruz Roja, el Ejército Nacional y departamentos de bomberos voluntarios trabajan hace días brindando asistencia en las evacuaciones y en la distribución de víveres principalmente en Esteban Echeverría y zonas de Quilmes.