Frontera y Verónica Bailone asumieron como intendente y viceintendente de la ciudad, rodeados de sus afectos y de la militancia peronista. La sesión extraordinaria se desarrolló en el Concejo Deliberante de Villa Mercedes.

En su primer mensaje como intendente, Frontera adelantó que la prioridad de trabajo estará enfocada en atender diversos problemas estructurales que afectan a la ciudad, como la recolección de residuos y los demás servicios básicos, como también que el agua potable y las cloacas lleguen a todos los barrios. Con respecto al estado de las calles, señaló que se realizará un exhaustivo y detallado estudio técnico para reparar baches y roturas, destacando en ese sentido que una de las arterias que mayor atención demanda es la avenida 25 de Mayo.

De modo paralelo, también anunció una auditoría general en todas las reparticiones del ámbito municipal, aclarando que “no es mi intención quitar derechos adquiridos ni producir despidos, pero sí que cada decisión adoptada se haya ajustado a derecho. Sí es mi intención reducir el volumen de la planta de funcionarios jerárquicos, como también analizar la situacion de monotributistas para verificar que están prestando algún servicio, y además se revisarán las licitaciones y contrataciones”.