Los finalistas de la Copa Libertadores llegarán a un acuerdo para saber dónde jugarán la final tan esperada de este 2019. Se había ratificado que sería en Chile, pero el país sigue en medio de una crisis social.

A través de un comunicado oficial, la Conmebol decidió avanzar para analizar diferentes cuestiones vinculadas a la organización de la final única. Mientras el país trasandino atraviesa una crisis social sin tregua, más allá de que el asunto disminuyó en relación a las semanas pasadas, en el máximo organismo del fútbol continental siguen atentamente la situación.