En septiembre, el consumo se derrumbó un 14,5% y no fue mayor, según la CAME, gracias a que un tercio de los negocios no aumentó sus precios pese a la devaluación de post PASO.

De acuerdo con el organismo, la actividad en los comercios arrancó firme durante los primeros días, pero el movimiento se fue conteniendo desde la segunda semana.

El dato positivo es que, si la comparación se hace con respecto a agosto, las ventas registraron un leve aumento del 2,1 por ciento, aunque en lo que va del año hay un retroceso acumulado de casi 13 puntos con respecto al mismo periodo del 2018.