Los damnificados son personas de edad avanzada y reciben llamadas a teléfonos fijos por parte de desconocidos diciendo que un familiar necesita operarse debido a un accidente y los llama un supuesto mèdico, luego un tercero que dice ser su secretario es quien retira el dinero a domicilio.. Debido a ello la policía aconseja: no atender llamados de desconocidos, no brindar información personal,  no entregar dinero bajo ninguna circunstancia ni abrir la puerta a desconocidos, cortar y llamar al 911 para dar aviso.