El diagnóstico del faltante en las góndolas es coincidente. Entre las causas, se menciona el plazo de pago que tienen los supermercados en momentos de una suba de precios acelerada.

“Las empresas no quieren abastecer a los supermercados”, contó una fuente de una de las industrias más importantes del país. “Precios Cuidados pasa por su peor momento en abastecimiento”, afirmaron desde una gran cadena de supermercados. La industria alimenticia y los comercializadores coinciden en el diagnóstico sobre faltantes en las góndolas, y explican que una de las causas tiene que ver con una disputa financiera: se explica por el plazo de pago que tienen los supermercados en un momento de aceleración de la inflación.

Hace dos semanas, las Asociación de Supermercados Unidos (ASU) se reunió con el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, y envió un comunicado a la prensa que molestó en la Coordinadora de Productos Alimenticios (Copal). “Se hizo hincapié en los bajos niveles de entrega de mercadería por parte de la industria y se pactó una agenda de trabajo conjunto”, decía el texto difundido por los supermercados.

Distintas fuentes dentro de Copal consultadas por Ámbito, que prefirieron no ser mencionadas, revelaron que “cada vez menos empresas quieren abastecer a los supermercados”. Y agregaron que los supermercados representan “un tercio” de los puntos de venta en todo el país, mientras que el resto son comercios de cercanía, como almacenes o supermercados chinos.

Los problemas de abastecimiento ocurren por diversos motivos: desde la industria explicaron que las entregas pueden complicarse por la falta de insumos debido a las últimas medidas del Banco Central para las importaciones, la guerra en Ucrania y hasta los problemas que hubo en el transporte. También porque las góndolas tienen los precios monitoreados en tiempo real por la Secretaría de Comercio Interior. “Lo que no ajusta por precio, lo hace por cantidad”, detallaron.

Pero, además, otro de los motivos tiene que ver con los plazos de pago. Según contaron a este diario, las cadenas de supermercados pagan “a plazo”, en un contexto donde la inflación no baja del 5% mensual durante los últimos 5 meses. El plazo de pago desde la entrega de la mercadería varía según la negociación entre cada supermercado y cada alimenticia, pero según pymes de Copal, puede llegar hasta los 90 días. “Esta pelea por cambiar los plazos de pago es calcada a lo que pasó en 2002, cuando también ASU había sacado un comunicado de que no abastecíamos”, contaron desde la industria.

De hecho, en Copal habían caído muy mal las declaraciones de Federico Brown, dueño de La Anónima, cuando le preguntaron qué hace su supermercado contra la inflación, y el empresario había dicho a modo de chiste “remarcar precios todos los días, para ser sincero”, durante el encuentro anual de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

Ámbito consultó a algunas cadenas de supermercados, que rechazaron la crítica de la industria. Afirmaron que desde el 2018, cuando la inflación comenzó a llegar al 50% todos los años, que el plazo de pago no está en 90 días. Por el contrario, distintas fuentes afirmaron que los pagos pueden variar entre 15 y 40 días, con las empresas lácteas con plazos aún más cortos.

Según monitorean distintas asociaciones de consumidores, productos como el aceite de la principal marca del mercado puede encontrarse en los comercios de cercanía, pero no así en los supermercados. En cuanto a precios de los alimentos, en supermercados chinos y almacenes pueden ser hasta 60% más elevados que los de los supermercados.

En otra cadena de supermercados contaron que no se acortaron los plazos de pago, pero si que hay “mayor exigencia” en los cumplimientos. “La flexibilidad que puede existir con un proveedor de confianza se terminó”, detallaron.

Por el contrario, Fernando Savore, de la Federación de Almaceneros, aseguró que no cuentan con problemas de abastecimiento (salvo en productos puntuales como aceite y azúcar), pero al mismo tiempo no tienen ningún tipo de financiamiento. Si bien la mayor parte de la mercadería la compran en distribuidoras o mayoristas, se abastecen directamente con las marcas más importantes del país. “No existe el financiamiento para nosotros. No hay otra forma de pago que no sea al contado, bajan la mercadería y hay que transferir, o a lo sumo aceptan un cheque a pagar ese mismo día”, explicó Savore. Del acuerdo para que Precios Cuidados llegara a comercios de cercanía con 60 productos, apenas llegaron 17 el primer mes, y actualmente ninguno.

Fuente:ambito.com