Si bien las denuncias por robos digitales mermaron, piden precaución al anotar usuarios y claves.

En el último mes, la situación ha sido muy grave. Principalmente con el Banco Supervielle, por la cantidad de reclamos que recibimos de gente a la que de golpe le faltó dinero en sus cuentas. Se trató de más de 50 denuncias. Si bien fue con una modalidad diferente a otras épocas, también se configuran dentro de un delito”, señaló el director provincial de Comercio y Defensa del Consumidor, Alberto Montiel Díaz, quien ilustró con contundencia la pesadilla que muchos puntanos sufrieron en las últimas semanas, ya que, al ingresar vía web a sus cajas de ahorro o cuentas sueldo, descubrieron que habían sufrido el vaciamiento de las mismas. El funcionario subrayó esos conceptos en una charla que mantuvo con El Diario de la República.

Si bien la gravedad y la cantidad de delitos perjudicaron a consumidores de todo San Luis, pareciera que la ola de estafas mermó gracias a los recaudos que tomó la gente. “En los últimos días percibimos una disminución de casos. Nosotros nos ocupamos de cada situación puntual y si bien las diligencias de las respectivas denuncias progresan, sabemos que la Justicia está trabajando en el tema. Los canales de investigación bancaria también están abocados a la problemática para eliminarlos de la nube de internet y de ese modo evitar que más personas caigan en las trampas de los delincuentes”, explicó el titular del organismo provincial.

Según los especialistas, este tipo de vaciamientos de cuentas bancarias se denomina phishing y lo llevan adelante los hackers.

Esos delincuentes diseñan plataformas idénticas a las de los bancos más elegidos y crean billeteras o cuentas bancarias virtuales falsas para engañar a los usuarios. Cuando estos ingresan a esos sitios truchos, escriben sus nombres y contraseñas pensando que están inmersos en las páginas oficiales. Pero es todo lo contrario: acaban de entrar en una web creada para copiarles sus datos. Con los nombres de usuarios y claves en sus manos, los ladrones entran a las verdaderas cajas de ahorro o Home Banking de las víctimas y fingen transferencias o pagos que no son tales, y así despojan a los usuarios de su dinero.

Para no ser detectados, los malvivientes envían el efectivo a otras cuentas y replican ese ardid hasta culminar en compras de criptomonedas, gastos o movimientos muy difíciles de seguir.

“Antes, mediante un llamado telefónico, les hacían cambiar sus claves en los cajeros automáticos. Con otra modalidad de estafa, clonaban el chip telefónico del usuario y con eso ingresaban al Home Banking para robarle su dinero. Ahora, crean sitios muy similares a los bancarios y roban la identidad digital de los clientes para vaciarles sus cuentas mediante pagos o transferencias. Notamos que en muchos casos crean billeteras virtuales, sobre todo del banco Itaú, a las que envían el dinero haciéndose pasar por las propias víctimas”, agregó Montiel Díaz.

Por el grave daño que producen los malvivientes, tanto el Poder Judicial como los bancos y la Dirección de Comercio y Defensa del Consumidor piden que la gente extreme los cuidados al momento de ingresar a la web.

“Recomendamos mucha precaución a la hora de escribir sus nombres de usuarios y contraseñas. Ver bien, revisar a qué páginas se ingresa y confirmar que sean las de las entidades bancarias. Ante cualquier situación extraña, modificar de inmediato sus datos bancarios”, recomendó el abogado. 

Un alivio con sabor a justicia

La enorme cantidad de denuncias, el grave daño causado y la repercusión que tuvo no solo en los medios, sino en toda la comunidad, hizo que la labor de Defensa del Consumidor y de la Justicia tuviera eco.

“Logramos que las entidades bancarias devolvieran el dinero que los delincuentes robaron. A los 7, 10 o 15 días se les está devolviendo los montos, porque cuando se configura un delito, en este caso el denominado phishing, existe desde hace muchos años dentro del Código Civil que las entidades bancarias son guardianes de la cosa ajena. Y como tal, tienen la obligación de resguardar los bienes de sus clientes y optimizar sus sistemas de seguridad para cuidarlos”, aclaró Montiel Díaz.

Fuente: eldiariodelarepublica.com