El costo de vida de los argentinos asalariados aumentó un 4,1% en octubre y el poder adquisitivo alcanzó así una caída del 18% en términos reales en los últimos cuatro años.

Así lo informó el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), en su informe mensual de inflación correspondiente para octubre de 2019.

El IET está respaldado por unos 45 gremios de la Confederación General del Trabajo (CGT) y de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).

En los primeros diez meses del año la inflación acumuló un 43,5%, mientras que en la medición interanual de octubre de 2018 a octubre de 2019, los precios treparon un 51,9%, dice el informe del IET.

El estudio analizó que “si la inflación volviera a ser del 4% en noviembre y en diciembre, 2019 habrá registrado una suba de precios promedio cercana al 54%, seis puntos más alta que la del año pasado y, por tanto, la más elevada desde 1991”.

Nicolás Trotta, rector de la UMET y jefe de los equipos técnicos del presidente electo Alberto Fernández, analizó que la inflación desaceleró respecto al pico 5,5% de septiembre, pero “sigue siendo un valor altísimo e inconsistente con un rumbo sostenible de la macroeconomía y el poder adquisitivo”.