Desde el programa “Familias Solidarias”, perteneciente al Ministerio de Desarrollo Social, se convoca a las familias que quieran sumarse para brindar resguardo y contención a niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

Este programa, enmarcado en la Ley IV- 0871/2003, cuenta con un equipo interdisciplinario constituido por psicólogos y trabajadores sociales, que se encuentran abocados a la tarea de acompañar a las familias que puedan dar acogida a quienes, en estado de vulnerabilidad, deben ser apartados de su familia de origen por ser consideradas como perjudiciales para los menores. Algunas de las situaciones excepcionales en las que un juez puede tomar esta determinación tienen que ver con un maltrato grave, omisiones de cuidado graves o situaciones de delito contra la integridad sexual del menor.

La provincia cuenta con políticas públicas, a disposición de los niños, niñas y adolescentes para dar respuestas a la situaciones que viven determinadas familias. Asimismo, se establecen claramente los requisitos que deben cumplir aquellas familias que quieran incorporarse a “Familias solidarias”: ser mayor de 18 años con espíritu solidario, tener una correcta organización familiar, disponibilidad de tiempo, condiciones materiales, económicas, sociales y culturales para llevar adelante este rol. Es importante destacar que las familias cursan un proceso de selección que determina las potencialidades que poseen en lo psicológico, social y jurídico.

El lapso en el que los menores pueden permanecer con dicha familia, determinado por el juez, es de seis meses en primera instancia, con la posibilidad de extender ese período por seis meses más. Si la situación, el ambiente y las condiciones lo ameritan, la familia de acogida podrá presentarse como pretensa adoptante, pero para ello “tienen que darse varias condiciones, en las que tanto el niño como la familia solidaria estén de acuerdo y el juez debe considerar si esta familia puede incorporarse como familia adoptante”, contó Pablo González, jefe del Área Promoción y Protección de Niñez, Adolescencia, Familia y Adultos Mayores, en Villa de Merlo, Y aclaró: “Familia solidaria no quiere ser la ventana para ingresar al registro de adopción y eso queda establecido con la familia desde un principio”, ya que la condición de transitoriedad brinda al menor la posibilidad de ser reincorporado a su familia de origen.

Para evacuar dudas, consultas o sumarse a “Familias solidarias” pueden dirigirse al Hospital, de la Villa de Merlo, ubicado en la calle Juana Azurduy.