La autoproclamada presidenta, Jeanine Áñez, anunció el inmediato envío al Congreso de un proyecto de ley que impulsa la anulación de las elecciones del 20 de octubre y la convocatoria a nuevos comicios para una fecha aún indeterminada.

Después de haber amenazado con hacer la convocatoria a elecciones a través de un decreto, Áñez se decidió por el proyecto legislativo y anunció el envío al Congreso horas después de que 26 países agrupados en la OEA aprobaran una declaración en la que se pidió un “urgente” llamado a las urnas en Bolivia.

Áñez se encargó personalmente de hacer el anuncio durante un acto en el Palacio Quemado, donde se mostró en compañía del ministro de Justicia, Álvaro Coimbra.