En su exposición en la sesión de este jueves en la sesión del Senado, Adolfo Rodríguez Saá, manifestó que acompañará el dictamen para ampliar a 15 el número de miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El legislador leyó los resultados de informes realizados el 23 de noviembre de 2017 por la Universidad Austral, de Belgrano, la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales que reflejaron que “al pedir a los entrevistados que evaluaran a la justicia argentina, se observan apreciaciones principalmente negativas. 44% de los entrevistados evaluó mal o muy mal, y un 40% la ve como regular”.

“Esto fue en el 2017, no importa quién gobernaba. En 2022 otro estudio de opinión refleja que el 71,2% dice que la Corte Suprema de Justicia tiene una opinión mala o muy mala. Tengo un informe del 3 de agosto de 2022 de una consultora que reflejó altos niveles de desaprobación respecto al funcionamiento de la Justicia y de la Corte Suprema”, sumó.

En consecuencia, consideró que “tratar el tema y tratar de encontrarle una solución se puede discutir, si es o no la oportunidad se puede discutir. Pero que tenemos que abordar el tema, lo tenemos que hacer”.

El puntano recordó que “desde el origen de nuestra organización nacional, el tema del número de la Corte fue un tema conflictivo. La Constitución Nacional de 1853, que se dictó sin Buenos Aires, en el artículo 91 establecía el Poder Judicial de la confederación será ejercido por la Corte Suprema de Justicia compuesta por 9 jueces y dos fiscales que residirán en la capital y por demás tribunales inferiores que el Congreso estableciere en el territorio de la Confederación”.

En esa línea, indicó que “con la Reforma Constitucional, Buenos Aires impuso las condiciones para reintegrarse y formar parte de la Argentina. En la Reforma de 1860 se derogó el número de 9 y se dejó librado al Congreso establecer el número”, y opinó: “Buenos Aires querían menos, porque con menos tenían más posibilidad de poner una Corte más cercana”.

“El número de los integrantes de la Corte se discutió en 1960 con la Ley 15.271 que estableció 7. En el 90’ que aumentó de 5 a 9. En el 2006 que se bajaron a 5, o sea que el número ha ido variando”, reflexionó Rodríguez Saá.

Y criticó: “No sé por qué hacen del número una cosa tan trascendente. La Corte Suprema de Argentina tiene 5 miembros igual que la de Uruguay son las más chicas del mundo”. También comparó: “Estados Unidos tiene 9, Brasil tiene 11, Colombia tiene 23, Chile 21, Francia tiene 120, España 80, Italia 15, Suecia 16”.

“Los números son variados y se ajustan a las necesidades de un momento histórico de cada país, no es que haya un número que está bien y otro mal. Cada país ha resuelto su institucionalidad como mejor ha podido para el momento o etapa histórica que estaba viviendo”, consideró el senador oficialista.

Por otro lado, señaló “dos fallas importantes en la Corte Suprema: la paridad de género y la representación más federal”.

Respecto a la paridad de género alertó que “es gravísima” porque “en toda la historia argentina ha habido 3 mujeres, ahora no hay ninguna y el decreto del 2003 no fue suficiente para lograr el objetivo, porque transitoriamente se obedeció al decreto designando mujeres, pero el gobierno siguiente designó dos hombres y se terminó la paridad de género y la voluntad de designar mujeres”.

“Hoy es 4 a 0 y para tratar de solucionar estos problemas una forma es encontrar los números que nos permita establecer una Corte moderna, ajustadas a las necesidades y que se adecue a todo el derecho internacional que nos exige que tenga paridad de género”, reclamó el expresidente.

Sobre los argumentos de que “esto no es oportuno” que manifestaron desde la oposición, contradijo que “no es así”, y les recordó: “Nosotros hemos presentados proyectos desde el 2016 y no era para beneficiar a un partido político, a una mujer, a un hombre. No tenía nada que ver, es por las mismas razones que la defiendo ahora”.

“Tratar de desacreditar el tratamiento de este proyecto diciendo que son por cuestiones circunstanciales, es una opinión que no ayuda al diálogo ni a la unidad nacional, no ayuda a terminar con la grieta”, expresó Rodríguez Saá.

En esa línea, hizo hincapié en que el diálogo “se debe desarrollar en el Parlamento y el principal diálogo es en la Comisión donde se trata el tema. Y si a la Comisión donde se tata el tema no asisten, no hay posibilidad de tratar el diálogo de buscar soluciones. No nos culpen. Hay que hacerse la autocrítica de por qué llegamos a este punto”.

“Va a ser saludable para la vida nacional que se incorporen 4 o 5 mujeres o 15 como propone el dictamen por lo menos tiene que ser 7 y 8”, opinó y lo calificó como “un avance enorme”.

En el último tramo de su discurso, se refirió a la representación federal y señaló que “le haría muy bien a la Argentina ver en la Corte Suprema integrantes de la Patagonia, del NOA, del NEA, y no todos del centro del país muy cercano a los grupos de estudios jurídicos que manejan las grandes corporaciones económicas”.

En ese sentido, planteó la idea de “pensar si no es bueno cambiar la sede de la Corte Suprema a una provincia argentina que lo aleje del microcentro porteño donde la influencia nefasta de corporaciones y de estudios jurídicos tuercen la voluntad”, y cerró: “Esto es el paso de una búsqueda de una Corte más independiente, esto no es un atropello”.

Fuente: sanluis24.com.ar